Botonhuella Voluntarios para Rescates

A diario recibimos numerosos avisos de animalitos abandonados en la calle, la mayoría se acercan a las personas y pueden ser cogidos fácilmente, pero algunos precisan más dedicación y táctica.

Al haber sido maltratados, tenido malas experiencias o por no haber tenido contacto con personas, hay perros que necesitan de manos más experimentadas para ser rescatados, ya que no se acercan a nadie y tienden a huir cuando se sienten en peligro, al haberse vuelto muy desconfiados o tímidos.

la FUNDACIÓN ECOVIDA siempre ha efectuado estos rescates a lo largo de los años, en los cuales han participado voluntarios con mayor o menor experiencia. Sin embargo, dado el incremento del número de avisos y tratando siempre de mejorar la atención a los animales,  se decidió crear y formar un equipo especializado en el rescate de animales en estas condiciones. Con ello se pretende garantizar el éxito en el rescate del animal y la optimización del tiempo empleado en ello.

Dado el alto número de avisos a atender y el tiempo limitado de los voluntarios, se ha tenido que crear una lista de espera de animales a rescatar, que va gestionando el Equipo de Rescates valorando la prioridad de actuación en cada caso.
RESCATE RESCATE1 RESCATE2

Objetivo

No todos los casos de perros que nos llegan son “perros para rescate”. Normalmente, después de un primer intento de desconfianza, con paciencia y calma, la mayoría de los animales que podemos encontrar abandonados se dejan coger una vez que se dan cuenta de que no hay riesgo o peligro. Pero hay perros que, debido al maltrato que hayan podido sufrir, o por múltiples malas experiencias, acaban por no confiar en el ser humano, de tal forma que no se dejan coger ni tocar, ni siquiera por la persona que los alimenta durante meses en la calle e intenta ayudarlo.
Cuando estamos ante un caso así, es lo que nosotros llamamos “perro de rescate”, y son los casos en los que actúa el Equipo de Rescates.

Al ser todos voluntarios y trabajar entre semana como cualquier otra persona, nos vemos obligados a realizar los rescates sólo los sábados, intentando como mínimo un caso y si éste se da bien y por tiempo podemos, intentamos un segundo rescate en otro lugar, aunque no siempre es así.  Por ello y por la cantidad de avisos que recibimos, muy a nuestro pesar, no siempre llegamos a todos. La lista de espera es interminable y en función de las condiciones en las que se encuentra el animal, el lugar y demás, nos vemos obligados a determinar la prioridad.

Nuestro objetivo es crecer como equipo especializado, mejorando cada año los medios y las capacidades personales, para poder garantizar el mayor número de animales rescatados, ya que se pretende no tener que dejar casos sin atender por falta de capacidad.

RESCATE3