Voluntarios Ecovida

 

Este es un espacio para agradecerles a todos nuestro voluntarios que sin recibir un peso nos ayudan constantemente con esta linda labor

Ayudar un animal sin importar su especie, siempre será grato e inspirador en la lucha por un equilibrio moral, y reconocimiento de derechos.

Santiago Pava
Voluntario integral

Recuerdo con emoción cuando la idea de formar una fundación se fue forjando en nuestros corazones por el simple hecho de amar los animales y querer luchar por sus derechos. Todo estuvo acompañado de alegrías, llantos, esfuerzos y decepciones, pero sobre todo de mucho amor en los corazones de cada uno, unidos por una misma pasión. Hoy me encuentro totalmente agradecida con el universo por permitirme hacer parte de esta familia inacanzable y amorosa y, aunque no he estado vinculada en todos los procesos como es debido, aún me abren sus puertas con amor. Mil gracias por todo

Juliana Rendón
Voluntaria Integral

Antes que nada, queremos empezar agradeciendo el inmenso amor que hemos recibido como voluntarios de la Fundación Ecovida, por todos esos momentos inolvidables que hemos pasado y, aunque no vivimos en Pereira, no caben en nuestros corazones. Momentos de intensa felicidad y también de profunda tristeza cuando nos enteramos que un perrito no está bien. En cualquier caso, han sido momentos verdaderos que nos hacen crecer como personas en esta irrenunciable y maravillosa labor.

Comenzamos a ayudar a la fundación, conociendo solo sus publicaciones. Muchos dirán: pero cómo son voluntarios si no solo no viven cerca, sino que los dividen miles de kilómetros?. Fácil. El amor que tenemos por los animales no tiene fronteras y todo es posible si se tienen ganas de ayudar.

Nuestra primera visita al refugio fue en diciembre del 2015 y desde ahí quedamos enamorados. Nos dimos cuenta de la enorme necesidad de ayuda que tenían. Ayudarlos empezó a ser una necesidad y un gusto enorme para nosotros, tanto que nuestro compromiso crece cada vez más.

Desde ese primer día, no podemos desapegarnos de nuestro voluntariado. Hoy por hoy, difundimos la labor la de la Fundación Ecovida con nuestros amigos porque queremos llevar el mensaje de amor por los animales y hablar por los que no tienen voz.

Esta labora ha sido de las experiencias más importantes que hemos tenido. Allí amamos esos seres como nuestros hijos. Los vemos, aunque solo en fotos, como juegan, se enfada, se enferman, te miran, te piden, te mueven la cola, te ladra. Nuestra visión de los animales y su comportamiento ha crecido. Hemos aprendido tanto de ellos, como que la vida es ahora. no hay pasado ni futuro para un perro o un gato.

Cada día es un aprendizaje nuevo en Ecovida. Tanto de las alegrías como de las tristezas, porque los animalitos te muestran que hay que seguir adelante. No entienden de rencor, ni qué es bonito o feo, raza o mestizo, cachorro o viejo. Viven el presente y te dan amor sin esperar nada. A pesar de que te enfades con ellos, te perdonan de verdad y esto es algo que nosotros tendríamos que aprender de una vez por todas.

La energía que sientes en el refugio es inexplicable; es el amor, cómplice de los que defendemos la vida con el compromiso y con una sonrisa en el alma.

Tenemos la esperanza de que algún día Ecovida no sea una necesidad. Que respetemos a los animales como ellos a nosotros. Ojalá podamos entender la vida como la entienden estos seres sin voz.

Por favor, no te pierdas esta oportunidad, hazte voluntario! Ayuda de una forma u otra a estos seres que tanto nos necesitan y que ya otros les han fallado.

Diego, Ani y Guillo
Voluntarios Integrales

El Campito EcoAmor empezó como un sueño que poco a poco tomó forma. A pesar de las dificultades y de pensar que no era posible ayudar animalitos en condiciones de vulnerabilidad, se había convertido en mi propósito y por esto, la lucha aún sigue en pie. Han sido maravillosos momentos en los que muchos animalitos han pasado por mi camino dejando una huella imborrable. Con estos conocí que el amor no tiene condiciones y que lo imposible puede hacer realidad si lo deseamos con el corazón.

Ahora somos un equipo de personas unidas por un mismo fin y sacando adelante un maravilloso sueño del que son parte, en este momento, más de 100 animalitos que pueden tener una vida llena de amor lejos del maltrato y el abandono del que alguna vez fueron víctimas.

Melissa Botero
Voluntaria Integral